Vinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo Slider

Artículos

VIDA EN FE Y SOLIDARIDAD

AYUDEMOS A LOS QUE MÁS NECESITAN EN ESTOS MOMENTOS

“Entonces dirá el rey a los de su derecha: Venid, benditos de mi Padre, recibid la herencia del Reino preparado para vosotros (…) ´Os aseguro que cuanto hiciste a uno de estos hermanos míos más pequeños, a mí me lo hicisteis. Mt. 25, 34-39.”

En diferentes estados de la República Mexicana, tales como Guerrero, Chiapas, Hidalgo, Veracruz y muchos otros estados del país, se ha tenido que afrontar, como todos sabemos, una situación sumamente difícil, de la cual hemos tenido noticia a través de los medios de comunicación. Así, pues, ciertamente hemos observado y escuchando las consecuencias catastróficas producidas el huracán Ingrid y la tormenta Manuel.

Por este motivo, en nuestra amada Diócesis de Ecatepec, nuestro obispo Mons. Óscar Roberto DOMÍNGUEZ COUTTOLENC, percibiendo la necesidad que el pueblo mexicano está pasando en estos momentos, mandó una circular a las parroquias de la Diócesis, y exhortó a sacerdotes, seminaristas, casas religiosas y laicos, en primer lugar, a hacer oración por todos los que sufren a causa de los inclemencias de la naturaleza y, además, a mostrarnos solidarios cooperando con artículos de primera necesidad. Por lo cual fue asignando como centro de acopio de estos víveres el Seminario Conciliar del Espíritu Santo.

Esta obra de caridad humanitaria de ayudar a nuestros hermanos que nos necesitan comenzó en las instalaciones de nuestro Seminario, desde que nuestro pastor nos exhortaba a ayudar… Y, gracias a Dios, llegó la ayuda. Comida enlatada, artículos de higiene personal, leche en polvo, cereales y más cosas que son de ayuda en estos momentos para nuestros hermanos, se recibieron generosamente.

Nuestro Obispo, párrocos, laicos e instituciones privadas que con su valiosa generosidad, de un esfuerzo físico y económico es como trajeron todo lo que con amor ustedes proveyeron para nuestros hermanos. Para nosotros seminaristas es una fructífera experiencia de caridad, humildad, generosidad y fe. Con nuestro esfuerzo físico fuimos recibiendo el apoyo que ustedes proporcionaron, y es así que logramos vivir el evangelio,ayudando a nuestros hermanos que más nos necesitan.

Recordando la cita del inicio “vengan a mi benditos de mi Padre”, hemos ayudado a los más pequeños para Dios en este momento a nuestros hermanos afectados.

Dios bendiga su generosidad. Nuestros hermanos damnificados te lo agradecerán toda la vida.

LA DIÓCESIS DE ECATEPEC UNIDA EN FE Y SOLIDARIDAD CON SUS HERMANAS DIÓCESIS AFECTADAS

SEM: Arturo Misael Alvarez Quiroz

3° Filosofía.